El carácter que produce la riqueza es el de un necio próspero

Comparte