El fútbol es popular porque la estupidez es popular