La desventura de España es la escasez de hombres dotados de talento