La gota abre la piedra, no por su fuerza sino por su constancia.